lunes, 8 de enero de 2018

¿Qué comen tus hijos en la escuela?

Preescolar Primaria Secundaria


Imagina esta situación. Te esfuerzas todos los días para asegurar que tus hijos reciban la mejor alimentación; a diario te cercioras que en tus alacenas exista una buena provisión de nueces, verduras, leguminosas y frutas, y habitualmente tratas de hacer que tu familia consuma algunos de los llamados “súper alimentos”. 

Esto es normal. Casi todas las mamás modernas se preocupan mucho por la alimentación de sus pequeños, sobre todo a raíz de los datos alarmantes que los medios de comunicación han publicado en los últimos años sobre los peligros de la comida chatarra y de los platillos procesados en fábricas.
Sin embargo, con frecuencia ocurre que, a pesar de los esfuerzos de las mamás, los niños consumen alimentos poco saludables en el colegio. Muchas escuelas ofrecen un amplio menú de comida… ¡chatarra! En ese escenario, los hijos tienen una enorme facilidad para comprar bolsas de papás grasientas, bebidas repletas de azúcar refinada o vasos de ramen llenos de sodio y conservadores.

Algunos datos

Las campañas que el gobierno federal realiza desde hace unos años para prevenir la obesidad y la diabetes no son de a gratis.  Según datos publicados por Excelsior, México ocupa el primer lugar en obesidad infantil. Además de este dato ―bastante alarmante por sí solo―, el diario informó que nuestro país es el principal consumidor de refrescos y bebidas azucaradas, con un promedio de 163 litros por persona al año. Es cifra equivale al consumo de casi medio litro de este tipo de líquidos cada día. 

Se sabe que el sobrepeso es uno de los factores que puede desencadenar un grave padecimiento: la diabetes. En estos momentos, la diabetes tipo 2 es considerada una epidemia mundial y, lo peor es que ya ha sido diagnosticada en niños. En esta década, la presencia de esta enfermedad ha aumentado en México, y la mayoría de los casos de diabetes tipo 2 en niños se diagnostican entre los 9 y los 14 años. Sin embargo, el padecimiento ha sido detectado en niños menores de 5 años. 

En el colegio y en casa

Además de los desastrosos efectos en la salud física, la mala alimentación, si es descuidada en el colegio y en casa, puede tener malas consecuencias en el aprendizaje de los niños. Una dieta alta en azúcares impide que el niño logre la concentración necesaria para rendir académicamente. También se sabe, gracias a estudios realizados por la Universidad de Harvard y el Massachusetts General Hospital, que una alimentación inadecuada puede provocar actitudes negativas en los niños: irritabilidad, agresividad, dificultad de comprensión y falta de interés. 

El cuidado de la alimentación no sólo se limita a la casa, sino que el colegio al que van tus hijos debe ser capaz de ofrecerte la opción de comidas saludables para consumir a la hora del recreo.

Cuenta con Colegio Británico para una educación Preescolar, Primaria y Secundaria de calidad para tus hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

5 herramientas de aprendizaje que todo plantel educativo debería tener

La infancia y preadolescencia son dos etapas particularmente importantes en la vida de tus hijos, ya que es durante esos períodos cuan...