martes, 6 de marzo de 2018

La tendencia de sobreproteger a los hijos

Preescolar, Primaria y Secundaria

En los últimos años se ha puesto de moda, sobre todo en Estados Unidos, la presencia de los padres helicóptero. Estos padres tienen un estilo de crianza que está excesivamente enfocado en los hijos.  Lo grave es que, además de invadir cada pequeña área de la vida de sus hijos de forma apabullante, este tipo de padres se sienten responsables por las experiencias de vida de sus niños y, más específicamente, por los éxitos o fracasos. En pocas palabras, los padres helicóptero son aquellos que tienen un involucramiento exagerado en la vida de los hijos. Son sobreprotectores, sumamente controladores y están obsesionados con la idea de que sus niños alcancen niveles de perfección enfermizos. 

Este comportamiento no es raro. Aunque el termino helicopter parenting apareció en un contexto académico en 1969, el fenómeno se ha vuelto tan común en los últimos años que desde 2011 ya forma parte del diccionario del idioma inglés. El helicopter parenting es algo tan frecuente y molesto que incluso mereció un capítulo en la popular serie de televisión Los Simpson. 

Los padres sobreprotectores se involucran de manera excesiva en la vida del hijo y sofocan su crecimiento, su capacidad de ejercer la libertad y su potencial de convertirse en personas que sepan tomar decisiones. Los padres sobreprotectores son aquellos que hablan por teléfono para discutir las calificaciones de sus hijos con el profesor universitario… Los padres protectores son aquellos que no dejan que sus niños resuelvan asuntos que ya son capaces de resolver por sí mismos… Los padres sobreprotectores son aquellos que no dejan que su hijo falle y cometa errores… Los padres sobreprotectores son aquellos que no pueden manejar la idea de tener un hijo que no logró ser exitoso, por lo que toman las riendas de su vida. Aunque es muy importante que los padres estén al pendiente de lo que ocurre en la vida de su niño, no hay que caer en el extremo de querer solucionar todo por él.

Ser un padre así debe evitarse por una serie de motivos que dañan a los niños de forma muy profunda: pierden confianza en sí mismos; desarrollan una baja autoestima; no aprenden de sus errores y, por lo tanto, no crecen; no aprenden a lidiar con sus problemas; se vuelven ansiosos;  desarrollan un sentido de “me lo merezco todo”; no desarrollan habilidades básicas, como limpiar la casa, hacerse cargo de su propia ropa, mantener el orden y la limpieza de sus espacios y objetos personales. 

Hay que evitar ser un padre sobreprotector. Lo más recomendable es dejar que los hijos sufran, aunque sea un poquito, que descuban que en la vida hay algo que se llama “decepción”, y que conozcan el fracaso. La tarea de los padres es ayudarlos a desarrollar virtudes que les permitan esos sufrimientos y contribuir a que sean personas fuertes capaces de enfrentarse a un mundo que no es sencillo. 

Brinda la mejor educación Preescolar, Primaria y Secundaria en el Colegio Británico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

5 herramientas de aprendizaje que todo plantel educativo debería tener

La infancia y preadolescencia son dos etapas particularmente importantes en la vida de tus hijos, ya que es durante esos períodos cuan...