jueves, 19 de abril de 2018

Las claves para mejorar la educación en los niños



Durante la niñez, converge la formación de prácticas de convivencia con el aprendizaje de conocimientos que en el futuro permitirán a los niños desarrollar su inteligencia.

Por ello, se dice que la infancia es la etapa más importante en la vida del ser humano. El carácter, gustos y vocación que las personas tendrán el resto de su existencia se forjan durante los primeros años. 

Es nuestro deber de padres aprovechar esta etapa para inculcar buenos hábitos que encaminen a nuestros hijos a tener una vida llena de logros académicos, personales y en el futuro, éxitos profesionales. 

Los hábitos son acciones que, a base de la repetición, se convierten en nuestra manera de hacer las cosas. Se marcan durante la infancia, y se afianzan con el paso del tiempo, adaptándose a la dinámica de vida y a las nuevas necesidades de cada edad.

Un hábito no adquirido durante la niñez, difícilmente se hará parte de sus vidas en etapas posteriores, debido a los retos que implican la adolescencia y la adultez a nivel emocional. Aunque su adopción depende del entorno, necesidades y preferencias de cada persona, existen algunos hábitos básicos para garantizar un correcto desarrollo:

  1. Manejo de las emociones: Las emociones son la base del desarrollo intelectual y social de las personas. En el caso de los niños, influyen directamente en su rendimiento académico, por lo cual es importante canalizar correctamente sus frustraciones y demás baches emocionales. Mostrarles desde pequeños a entender y manejar lo que sienten contribuirá a mantener su salud emocional.
  2. Alimentación y descanso: En ambos, debemos cuidad su calidad y cantidad. Conocer el plato del buen comer, servir platos equilibrados, establecer un horario para las comidas del día y descartar la comida chatarra hará que los pequeños aprendan a comer, lo cual es fundamental para guardar la buena salud.  Aunque la necesidad de sueño varía en cada edad, recuerda que la hormona del crecimiento se activa cuando los niños pequeños duermen, por lo que durante la infancia se recomienda dormir por lo menos 8 horas.
  3. Orden y planeación: Enseñar a los niños a mantener ordenada su habitación y los espacios en los que se desenvuelven puede ser una complicada labor. Sin embargo, el orden juega un papel importante en la concentración y desempeño de tareas escolares. Involucrar a los educandos en las tareas del hogar favorecerá su sentido de responsabilidad, mientras aprende a administrar su tiempo entre diversas actividades.
Es recomendable marcar horarios para hacer cada una de las cosas. Elaborar un ‘check list’ puede funcionar para que al final del día, el niño pueda cerciorarse de que cubrió todos sus deberes, incluyendo clases, comidas, tiempo para jugar, apoyo en casa, ducha y descanso.



Visita nuestra página para recibir más información sobre educación Preescolar en Guadalajara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

5 herramientas de aprendizaje que todo plantel educativo debería tener

La infancia y preadolescencia son dos etapas particularmente importantes en la vida de tus hijos, ya que es durante esos períodos cuan...