jueves, 21 de junio de 2018

La naturaleza, el nuevo aliado de la educación básica

Preescolar Guadalajara

Parte del desarrollo saludable e integral de los niños es el juego. Como papás, sabemos que un niño que salta, corre, explora y manipula objetos es un niño sano; cuando no es así, incluso nos preocupamos porque sabemos que algo no anda bien.

Desde la perspectiva médica, más que sano es recomendable que durante la infancia los menores se relacionen con su entorno, mientras que los expertos en desarrollo infantil investigan, la manera en la que, hacerlo les ayudará en futuras etapas de su vida. 

Lo que no está en duda, es que el contacto con la naturaleza es beneficioso para ellos, por lo que además del juego, es recomendable que la educación, propiamente el proceso de enseñanza-aprendizaje, se desarrolle en ese ambiente. 

Los primeros teóricos e investigadores de la educación al aire libre han señalado que estar en contacto directo con los elementos naturales contribuye a la libertad de movimiento, desarrollo emocional, físico e intelectual de todos los niños, haciéndola una opción formativa saludable y que les provee de experiencias fuera de lo ordinario, que serían difíciles o imposibles de recrear al interior de las aulas. 

De manera concreta, destacan que son muchas las ventajas que la educación al aire libre ofrece, entre las que destacan: 
  • Salud: Cuando los niños conviven, se relacionan y llevan a cabo sus actividades al aire libre, se fortalece el sistema inmunológico, haciéndolos menos susceptibles de enfermedades, al mismo tiempo en el que se reducen sus posibilidades de sufrir sobrepeso y obesidad, pues al desenvolverse en el medio natural se promueve el ejercicio físico. 
  • Habilidades físicas: Las habilidades y respuesta del equilibrio, coordinación, condición y agilidad física en general, mejoran significativamente cuando el niño se desenvuelve en un entorno abierto.  
  • Aprendizaje: Cuando el conocimiento se adquiere al aire libre, se tiene mayor facilidad de experimentar la teoría o de entenderla con ejemplos prácticos que rodean a los alumnos. Además, el interés y disposición para la observación y experimentación aumentan al aire libre.
  • Desarrollo personal y social: El contacto con la naturaleza estimula el sentido de autonomía, emprendimiento y trabajo en equipo en los alumnos; lo mismo sucede con la creatividad y capacidad de concretar ideas.
  • Cohesión de grupo: Cuando estudian al aire libre los niños muestran menos estrés o presión ante el proceso de enseñanza-aprendizaje, lo que facilita su relación con el resto de los niños y fortalece las relaciones amistosas y el sentido de pertenencia al grupo. 
En Colegio Británico educamos con valores desde edades tempranas, conoce más sobre nosotros visitando nuestra página Preescolar en Guadalajara.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

5 herramientas de aprendizaje que todo plantel educativo debería tener

La infancia y preadolescencia son dos etapas particularmente importantes en la vida de tus hijos, ya que es durante esos períodos cuan...